Susann Hesse y Ángel Álvarez, una aventura en bicicleta por África

Susann Hesse y Ángel Álvarez
Susann Hesse y Ángel Álvarez

Hace un par de fines de semana conocimos a Susann Hesse y a Ángel Álvarez, a una pareja de viajeros que nos cautivaron con su simpatía, sencillez y forma de viajar por el mundo. Ella, alemana, él, asturiano y ambos con un objetivo en común: desmitificar los prejuicios sobre el gran continente africano.

La idea de hacer un viaje por África les rondaba la cabeza desde hacía tiempo, así que cuando terminaron sus estudios en la universidad cargaron sus alforjas y salieron desde su casa en Granada rumbo a Marruecos y Senegal. Pero como siempre pasa cuando uno vive los viajes sin prisa, “xuia xuia” (poco a poco en árabe), como reza el nombre de su blog, la mágica atracción del propio viaje, de África y las circunstancias del momento les llevaron a seguir rumbo al sur para recorrer 16 países durante 14 meses, haciendo un total de cerca de 12.000 km. Toda una aventura con la que ahora quieren hacer ver al mundo que África son muchísimos países en los que hay gente maravillosa y dónde, por desgracia, los medios de comunicación solo nos trasladan la cara más amarga de una realidad que, cuando la vives de cerca, tiene multitud de matices e infinidad de colores.

Os dejamos con esta bonita entrevista que pudimos hacerles unos días después de haberlos conocido en persona en las charlas de BiciMundo. Esperamos que, leyéndola, os entren las mismas ganas que a nosotros de recorrer África de punta a punta

Tabla de contenidos

Entrevista a Susann Hesse y Ángel Álvarez

1. ¡Hola Susann y Ángel! El pasado 22 de febrero nos alegrasteis la tarde a muchos de los que pudimos asistir a la charla de Bicimundo en Soto del Real sobre vuestra particular aventura por el continente africano. Durante los previos a vuestra intervención, tuvimos la ocasión de charlar contigo, Susann, y nos comentaste que anteriormente habías viajado en solitario, ¿por dónde lo hiciste? ¿qué es lo que te llevó a viajar sola en bicicleta por esos lugares? ¿cuáles son las cosas positivas y negativas que sacas de esas experiencias previas y cómo influyeron en la preparación de vuestro viaje por África?

Dejé Oviedo nevado el 1 de Diciembre del 2010 después de haber finalizado mis estudios de grado. Fue el regalo a mi misma por terminar el primer ciclo de estudios. En mi país, Alemania, es muy común descubrir mundo durante un tiempo después del bachillerato y y lo “dejé” para algunos años más tarde. Quise viajar en solitario por lo menos una temporada para ver que se siente. La verdad pocas veces en estos 9 meses que viajé por España, Portugal, Marruecos, Francia, Alemania y Polonia me sentí sola. Por una parte, Ángel me acompañó cuando pudo (todavía estaba en medio de la carrera). Por otra parte, descubrí muy rápido la ventaja de viajar tanto en bicicleta como en solitario: es muy fácil empezar a charlar con alguien, eres muy accesible para la gente, te invitan a sus casas y comparten tiempo e historias contigo. La verdad, me encantó y me sorprendió la hospitalidad de la gente, desde la primera noche, hasta en los países más modernos y desarrollados. Al pedir acampar en las fincas de la gente y hasta en bares de pueblos más grandes, nunca fui rechazada y no tuve ninguna mala experiencia. Este viaje, que fue mi primer viaje en bicicleta, obviamente nos ayudó mucho a preparar futuros viajes, para darnos cuenta de lo poco que realmente necesitamos. También me ayudó en desarrollar una intuición para juzgar rápidamente si un sitio es seguro para acampar, de qué personas se puede uno fiar, de qué camino posiblemente sigue mucho tiempo o si acaba a la vuelta de la esquina.

2. El viaje que acabáis de terminar por África vino después de uno previo por Marruecos ¿qué tiene África que os atrae de esta manera?

A nosotros, lo que más nos gusta es empezar un viaje desde casa, sin tener que coger un avión, y pasa que África la tenemos ahí al lado, un barco, media hora y ya estamos en Marruecos, y podemos rodar por un país muy diferente que está relativamente cerca, claro, luego África subsahariana tan cerca en bici no está, pero todo es cuestión de continuar. A pesar de su cercanía geográfica desde Europa, África parece muy lejano, sobre todo en cuestiones de cultura y desarrollo. Solemos estar más informados sobre qué pasa en América o Asia que en África. Queríamos, de alguna manera, romper con nuestra ignorancia hacia este continente tan estigmatizado.

3. Tanto Ángel como tú sois bastante jóvenes, los dos rondáis los 24, según nos dijisteis, ¿cómo enfocasteis las reticencias que seguro tuvieron vuestros padres cuando les comunicasteis que os ibais a recorrer África en bicicleta? Después de esta aventura, ¿confían más en vosotros o tienen miedo de que os volváis a ir otra vez de viaje?

Susann: En Alemania, viajar también de joven es mucho más común y aceptado, así que mis padres no se opusieron nunca a mis viajes. Mi familia es de Alemania del Este, la antigua RDA, y cuando ellos fueron jóvenes no tuvieron la posibilidad de explorar el mundo, por eso siempre me dijeron la suerte que tengo y que debería aprovecharla, conocer otros horizontes y culturas.

Ángel: Mi familia estuvo un poco más preocupada, sin embargo, a medida que fuimos avanzando en el viaje, se hicieron cada vez más orgullosos de nosotros y en los momentos difíciles fueron ellos los que nos animaron a seguir adelante. También vieron que actuamos de manera responsable en lugares conflictivos que seguramente les tranquilizó y les dio confianza en nosotros.

Los dos: Al igual que nosotros, tendrán claro que esta no es la última vuelta en bici que vamos a dar.

Una aventura por África: Susann Hesse y Ángel Álvarez
Una aventura por África: Susann Hesse y Ángel Álvarez

4. Vuestra idea inicial era tan solo salir desde Granada (España) y llegar hasta Senegal, ¿cómo fueron los meses previos a vuestra partida? ¿qué trámites tuvisteis que resolver antes de partir?

Aunque nuestra idea al principio era llegar a Senegal, nunca descartamos seguir más por África, o conseguir un barco hacia América, así que por si acaso nos preparamos un poco para un viaje de duración indefinida. Empezamos tres o cuatro meses antes a preparar el viaje de verdad, aunque ya llevábamos tiempo dándole vueltas. Escribimos a un par de cicloviajeros pidiéndoles consejos de África, luego tuvimos una cita en el centro de salud del viajero (donde dijimos que queríamos ir a África ecuatorial por si acaso), allí nos recomendaron vacunarnos de fiebre amarilla, tifus, cólera, rabia, hepatitis y meningitis meningocócica y nos recetaron pastillas antimalaria. Después pusimos las bicis a punto y conseguimos herramientas, alforjas, una mosquitera y demás materiales, renovamos el pasaporte aunque no preparamos ninguna visa hasta Marruecos y el paso más difícil fue salir de casa, tardamos tres semanas. Marchamos sin ningún contrato (de alquiler…) pendiente aquí para no tener gastos fijos durante el viaje.

Mapa del viaje
Mapa del viaje

5. Durante la charla nos comentasteis que al llegar a Senegal recibisteis el pago de un trabajo que habíais estado haciendo con niños en Granada y que ese hecho fue el que os empujó a continuar vuestro viaje más allá de Senegal ¿creéis que la improvisación es algo que siempre acompaña a cualquier viaje en bicicleta? ¿sois de los que necesitáis tenerlo todo atado antes de continuar o, por contra, os gusta dejar que el propio “camino” vaya guiando vuestros pasos?

En nuestra opinión, no se puede planificar un viaje en bici más allá de tres meses. Y hasta en estos tres meses siempre habrá mucha improvisación. Pero eso, justamente es el encanto en viajar de esta manera. Si te gusta un sitio, te quedas más tiempo, si otro lugar no te sientes a gusto lo pasas más rápido, si una zona es peligrosa coges un tren o bus y lo pasas en dos días. El concepto de no planearlo te hace disfrutar de verdad el momento en el que estás sin tener que pensar ni donde duermes mañana. Y, como siempre, surgen tantos incidentes maravillosos todos los días les puedes prestar la atención que se merecen y te llegan más a fondo. Los momentos de sorpresa – porque te encuentras con un paisaje que no te podrías ni imaginar, por ejemplo – desde la bicicleta son tremendos. Aunque también se puede llevar la lección de dejarse llevar para otros tipos de viajes o la vida en general.

6. Hemos conocido, a lo largo de todos estos años, a grandes viajeros. Muchos de ellos han recorrido parte del mundo en solitario pero ¿qué creéis vosotros que os ha aportado el viajar en pareja? ¿qué habéis aprendido? ¿os hubiera gustado hacerlo en solitario o ni os lo habéis planteado?

Pasar tanto tiempo y de una manera tan intensa en pareja aporta una complicidad, entendimiento y confianza que es difícil lograr de otra manera, a pesar de que también se pasan momentos difíciles. Pero como no te puedes marchar… como ya dijimos en la charla, en estos momentos hay que darse cuenta de que uno/a está enfadado porque está nervioso por un visado, porque hace muchísimo calor o porque todavía no encontramos comida este día. Para mí (Susann), que también viajé en solitario, veo la gran ventaja de viajar en pareja porque tienes a alguien con quien compartir tus impresiones e ideas que te estás haciendo sobre el lugar, los costumbres. Me parece que digieres más lo que vives y también se te queda mejor al estar hablando sobre él.

Una aventura por África
Una aventura por África

7. En relación con los problemas que tuvisteis durante el viaje, nos contasteis que lo peor fueron las dificultades para obtener los visados de determinados países, la burocracia que rodea a todos los trámites para poder cruzar un país, así como algunas incidencias mecánicas con las bicicletas ¿en qué momento, si lo hubo, os flaquearon las fuerzas y pensasteis en regresar a casa? Y ¿qué fue lo que os animó para seguir adelante?

En Benin, a los seis meses de viaje tuvimos un momento muy difícil porque no sabíamos a donde ir (Nigeria o de vuelta), ni cómo (en bici, barco, bus, avión) seguir. Ahí nos ayudó una periodista alemana que trabaja en Nigeria con una carta de invitación para este país y, sobre todo, quitándonos el miedo. Luego, pasamos otro momento difícil con la malaria en Sudáfrica, pensando también en volver a casa. Pero recuperamos las fuerzas rápidamente gracias a una familia sudafricana que nos cuidó con el cariño como si fueran nuestra familia de verdad. Y el último bajón fue un poco después de haber sacado el billete de vuelta a casa, unos tres meses antes del vuelo. Ya no era tan libre y abierto el viaje y a ratos hasta nos sentimos haciendo tiempo hasta la vuelta. Coincidió con mucha lluvia, cansancio físico acumulado, un encuentro desagradable, pinchazos (y pareció que nuestras cubiertas también sabían que no faltaba mucho para un descanso). Pero como tampoco pudimos cambiar mucho, intentamos hacer un esfuerzo. Después de quince días, esta “mala racha” se acabó sola y pudimos disfrutar de los 2 meses restantes.

Una aventura por África
Una aventura por África

8. Nos contasteis que las bicicletas con las que os lanzasteis a la aventura africana eran muy normales, ninguna de las dos costó más de 200 € ¿es así? Los frenos eran V-Brake normales, los cambios Shimano de gama media, portabultos sencillos, lo único las alforjas que sí que eran Ortlieb y Vaude. En principio, esa sencillez en vuestras bicicletas os permitió salir de algunos apuros, pero si volvierais a viajar a África, ¿cambiaríais algo de vuestras bicicletas o de la equipación con la que fuisteis? ¿qué echasteis de menos?

Llevaríamos menos todavía. Fuimos con dos sacos de dormir de invierno (en principio para el Atlas) y cuatro instrumentos musicales (agogo, pandereta, armónica y melódica). La mitad se podría haber quedado en casa. Haber salido con un buen portabultos de principios podría haber estado mejor. Para lo que hicimos no nos faltó nada. Al llevar más y mejor equipaje uno igual se siente todavía más lejos e independiente de las personas que se encuentra de camino. Cómo a nosotros nos gusta justamente el encuentro y depender de los locales estuvo bien no ir demasiado profesional. Si quisiéramos ir a un lugar más remoto y aislado sería otra cosa, pero tampoco era lo que buscábamos.

Una aventura por África
Una aventura por África

9. En los tiempos que corren, es difícil vender un viaje para obtener patrocinadores. A vosotros nadie se animó a apoyaros económicamente, según nos contasteis ¿a qué creéis que se debió, a vuestra juventud, a no haber sabido tocar las puertas adecuadas?

Una tienda de bicis de Oviedo (Ciclos Fran) nos regaló algún material y nos vendió las bicicletas muy económicas. Cuando salimos, tampoco tuvimos ningún proyecto pensado para presentar a posibles patrocinadores y si lo hubiéramos hecho posiblemente nos hubiéramos sentido muy atados a ello. No queríamos depender de nadie. Sentimos que los patrocinadores de este viaje son todas las familias que nos acogieron en sus casas, que nos dieron de comer e igual el hecho de no tener patrocinadores de grandes marcas hizo que pudiéramos ir con menos vergüenza a las casas y pedir pasar la noche. Por un lado, te ata económicamente no tener patrocinador, por otro lado te da más libertad.

10. ¿Qué enseñanza os lleváis de África y qué prejuicios os habéis quitado de encima después de haber recorrido 16 países en 14 meses?

La parte de los prejuicios es más fácil, en este tiempo nos dimos cuenta de que, aunque los medios de comunicación se esfuerzan por hacernos creer lo contrario, en África hay mucha, mucha gente que vive vidas normales, familias tranquilas, los niños van a la escuela, los padres trabajan, son felices, tienen comida, salud. También en el tema del agua y la salud en general se nos cayó un mito, aquí siempre se dice que los africanos tienen estómagos de hierro, que son inmunes a la malaria, etc., pero descubrimos que no es verdad, que también enferman si toman agua que no está en buenas condiciones y que la malaria nos afecta a todos por igual.

¿Que enseñanza nos llevamos de África? Esta pregunta es demasiado larga y complicada para una entrevista de este tipo, si quiere alguien se lo podemos contar un día con más calma mientras nos tomamos un café.

Una aventura por África
Una aventura por África

11. ¿Próximo destino?… Nos vamos con vosotros si nos adoptáis, ¡¡ja, ja, ja!!

De momento, no tenemos nada más en mente que una ruta de “publicidad” para nuestro proyecto (véase pregunta 12) por Alemania esta primavera/verano. A África volveremos seguro, y en bicicleta.

12. Acabáis de aterrizar en España. Tan solo hace dos meses que terminasteis el viaje por África ¿qué planes de futuro os rondan la cabeza? ¿buscar trabajo en vuestras áreas: biología Ángel y Paz y Conflictos tú o montar algo relacionado con los viajes en bicicleta?

La idea de Spanientdecken es ofrecer un turismo sensible y suave en términos ambientales y culturales por España. En principio, nos dirigimos a un público alemán, ya que hablamos alemán, pero tampoco te vamos a excluir por ser español/a. Más información: www.spanientdecken.com (en alemán).

Si queréis conocer más de esta pareja viajera, no dejéis de visitar su blog: Xuia Xuia

¡Nos vemos dándole a los pedales CicloTravelers!