¿Buscas una bicicleta de cicloturismo? (Primera parte)

¿Qué bicicleta me compro? ¿Cómo elegir bici para viajar? Bien, ésta es la pregunta del millón y, a la vez, la pregunta que más gente me hace cuando quiere empezar a viajar en bici. La respuesta, a simple vista, puede ser sencilla pero es preciso matizar algunos aspectos que, a lo largo de varias entregas, trataré de aclarar para que cada uno pueda tener todos los elementos necesarios para tomar la decisión más acertada.

Bicicleta de cicloturismo totalmente equipada
Bicicleta de cicloturismo totalmente equipada

Lo primero que me gustaría transmitiros es que la bicicleta va a ser nuestra principal herramienta de viaje durante todos los días que dure nuestra aventura y, ni que decir tengo, que a lo largo de las largas etapas se irá convirtiendo en algo más que un medio de transporte maravilloso, para ser nuestra compañera inseparable. No hay que olvidar que van a ser muchas las horas que vamos a pasar subidos a ella y, quieras que no, el roce hace el cariño… y hasta el amor, ¡jajaja! 😉

En esta entrega voy a tratar de aclarar algunos aspectos relacionados con la elección de la talla de la bicicleta, el tipo de cuadro y las ruedas, puntos claves antes de decantarnos por una bicicleta u otra.

La talla de la bicicleta

Al igual que cuando vamos a comprarnos unos zapatos o unos pantalones, el tallaje de nuestra bicicleta es un aspecto clave para elegir bici para viajar. Una bicicleta de nuestra talla va a permitir que nuestra posición sobre la bici sea la correcta y que nuestro pedaleo sea lo más eficaz posible, a la vez que va a evitar que nos lesionemos y se nos duerman las manos.

El cicloturismo es una actividad que implica pasar muchas horas sobre nuestra bici, por lo que llevar una posición adecuada va a ser esencial para que disfrutemos y que, con el paso de los días y las etapas, el viaje no se convierta en una verdadera tortura. Como digo muchas veces, lo ideal es que ni nos acordemos de que vamos en bici y que pedalear sea como andar, que ni pensemos en ello. Para esto, es imprescindible que la bici que elijamos se adapte a nuestra estructura corporal.

Como consejo personal, os recomiendo que huyáis de las ofertas maravillosas o que, por lo menos, antes de aceptarlas comprobéis que lo que os ofrecen es de vuestra talla. A veces, las gangas salen caras por no haber tenido en cuenta aspectos tan importantes como la talla de la bici.

Existen, en Internet, algunas tablas de conversión que relacionan la altura del ciclista con la talla de la bicicleta, que te permiten hacerte una idea de tu talla de manera fácil y rápida, aunque para mí son poco precisas:

Altura (cm.) Talla bicicleta (pulgadas)
160 – 165 14
165 – 170 16 – 17
170 – 175 17 – 18
175 – 180 18 – 19
180 – 185 20 – 21
185 – 190 20 – 21 – 22

Lo ideal es que en el cálculo se introduzcan más parámetros biométricos como son:

  • Longitud de tu pierna. Para obtener este valor deberemos tomar la medida que hay desde la entrepierna hasta el suelo. Para ello podemos pegarnos a una pared y colocar un libro gordo en la entrepierna, como si estuvierais montados a lomos del libro. Con un lápiz podemos hacer una pequeña marca en la pared haciendo coincidir el extremo superior del libro. Posteriormente con un metro mediremos desde la marca al suelo y esta es la medida. Con este valor en centímetros, lo que haremos será multiplicarlo por 0,21 y obtendremos el valor de la talla en pulgadas. Por ejemplo, en mi caso, la longitud de mi pierna es de 82 cm, con lo que 81,5 x 0,21 = 17,115, es decir que mi talla será una 17.
Medidas biométricas
Medidas biométricas

Es más, he encontrado una web: http://www.tallabicicleta.com/ en la que, además, de la longitud de la pierna utilizan otro parámetro para hacer el cálculo:

  • Longitud de tu antebrazo. Deberás medir la distancia que hay desde el codo hasta la punta del dedo corazón. Sobre una mesa, apoyaremos nuestro antebrazo y mediremos desde el codo hasta el extremo del dedo corazón.

Con ambos valores, te calculan tu talla en la propia web y te dan algunas indicaciones acerca de la posición del sillín respecto al manillar y respecto al suelo. Está muy bien, os la recomiendo.

[Actualización 22/06/2017]. Aunque la información recogida en este apartado es válida a título informativo, en la actualidad se utilizan las medidas Stack y Reach para determinar la geometría que mejor se ajusta a nuestras medidas corporales. Si quieres ampliar más esta información te invitamos a que leas este artículo: La geometría de la bicicleta de cicloturismo, ¿cómo interpretarla correctamente?

El cuadro

Cuando pensamos en hacer cicloturismo es importante que sepamos qué tipo de viajes vamos a hacer. Si nuestra idea es hacer viajes de pocas etapas, por zonas habitadas, combinando ciudad y campo, deberemos elegir bici para viajar con cuadros ligeros, de aluminio, que reduzcan el peso de la bici y nos faciliten su maniobrabilidad y nos quiten lastre.

En cambio, si nuestra idea es recorrer países recónditos, dar la vuelta al mundo o realizar un viaje de muchos kilómetros por lugares donde desconocemos con qué servicios vamos a contar, mi recomendación es el acero y, la razón, aunque en un primer momento a muchos de vosotros os parezca extraño es, sencillamente, una razón práctica. Si por algún desgraciado motivo, debido a una caída o a un accidente, se nos rompe el cuadro o es preciso repararlo, siempre es más fácil encontrar un taller donde nos puedan hacer una soldadura sobre acero que sobre aluminio. Es cierto que incrementamos el peso, pero la dureza de este material es una garantía de resistencia y robustez que, a fin de cuentas, es lo que necesitamos.

En cualquier caso, lo ideal es encontrar un compromiso entre el peso y la posibilidad real de necesitar llevar a cabo alguna reparación sobre nuestro cuadro.

Las ruedas

El diámetro

Cuando vamos a emprender un viaje de alforjas, no hay que olvidar que, en la mayoría de los casos tendremos que utilizar algún medio de transporte diferente de la bici como son: el avión, el tren o el autobús y el uso de estos transportes, sobre todo en el caso del avión, implica una serie de inconvenientes que debemos tener en cuenta, y para los cuales el diámetro de las ruedas de nuestra bici será importante:

  • IMG_1063Por un lado, cuando tenemos que tomar un avión en compañía de nuestra bicicleta, debes saber que la bicicleta debe ir empaquetada, de tal forma, que impida que el resto del equipaje de la bodega pueda mancharse o estropearse por lo que la mayoría de las compañías aéreas te obligan a utilizar cajas de embalaje para subir la bici al avión. Normalmente, estas cajas se pueden conseguir en cualquier tienda de bicis o, incluso, en el propio aeropuerto previo pago de una cantidad que suele oscilar los 30-50€. Para el viaje de ida, aunque supone un poco de follón, tan sólo será necesario que nos hagamos con una caja en un tienda y que empaquetemos bien la bici antes de facturar el equipaje, pero en vuelos intermedios o en el camino de regreso, si hacemos este en avión, la cosa se complica porque buscar cajas para empaquetar nuestra bici en países más remotos no suele ser una tarea fácil y, menos, si lo que buscamos son cajas para un tipo de bici algo especial y, aquí, es donde entra la importancia de elegir un diámetro de rueda u otro. En general, el diámetro de rueda más extendido por todo el mundo es el que suelen usar las bicis de montaña o mountain bikes, es decir, de 26” (650 mm), por lo que siempre será más fácil encontrar cajas para un tamaño de bici con ruedas de 26”, que para las híbridas, que montan, ruedas de 28” (700 mm).
  • Por otro lado, la diferencia entre viajar con ruedas de 26” o de 28” está en la estabilidad de la bicicleta.

A mayor diámetro de rueda, la estabilidad de la marcha sobre la bici es mayor.

Por contra, a menor diámetro de rueda se consigue mayor agilidad y maniobrabilidad. Por tanto, la elección de un tipo de rueda u otra va a venir determinado por el tipo de viaje: más montaña y caminos, rueda de 26”, más carretera y largos recorridos, rueda de 28”, siempre teniendo en cuanta la dificultad de viajar con una bici mayor a la hora de usar aviones.

El tipo de radiado

Otro asunto importante a la hora de elegir bici para viajar es el tipo de radiado de nuestras ruedas. Como muchos sabréis, las ruedas de una bicicleta están compuestas por una cubierta de caucho, una cámara de aire, una llanta, un buje o eje y los radios que unen la llanta y el buje.

En general, las ruedas se radian con 36 radios, pero las hay de 32, de 40 y hasta de 48. A mayor número de radios, mayor resistencia, pero más peso. Además del número, otro aspecto técnico es la disposición de esos radios: radiales o cruzados.

El radiado radial, es menos resistente a las torsiones y las fuerzas que se generan sobre la rueda cuando vamos por caminos o atravesamos baches, por contra, el radiado cruzado le otorga a la rueda una gran resistencia por lo que será el de elección en la mayoría de las bicicletas de montaña y de cicloturismo.

Radiado radial y cruzado
Radiado radial y cruzado

En definitiva, la elección de nuestra bicicleta de cicloturismo debe estar basada en las características de nuestra forma de viajar y en un compromiso entre la resistencia, la robustez y el peso.

En la segunda parte de esta recopilación de aspectos claves para elegir nuestra bici para viajar haciendo cicloturismo os contaré muchas más cosas relacionadas con los componentes y el equipamiento necesario: ¿Buscas una bicicleta de cicloturismo? (Segunda parte)