Trucos y consejos para acampar cuando viajamos en bici

Vivac en el porche de una casa
Vivac en el porche de una casa

Una de las cosas más maravillosas de viajar en bici es la posibilidad de recorrer el mundo sin un plan establecido, es poder llevar a cuestas las cuatro cosas que realmente necesitas y sentirte libre para dormir allá donde te hayan llevado tus pedales o, simplemente, en el lugar donde hayas decido parar. Sabemos que mucha gente no comparte esta filosofía de viaje, pero nosotros no entenderíamos un viaje de cicloturismo si no fuera de esta manera.

Acampar cuando se viaja en bici no es más que elegir un sitio a resguardo y plantar una tienda de pequeñas dimensiones donde pasar la noche, o bien echar al suelo una esterilla aislante, un saco de dormir y dejar que el firmamento y las estrellas nos sirvan de cubierta natural. Pero esto que a simple vista podría parecer algo sencillo, en algunas ocasiones puede ocasionar problemas porque no hay que olvidar que, normalmente, la acampada libre no está permitida salvo en lugares habilitados para ello. Esta es la teoría en la mayoría de los países, pero cuanto más rural es la zona por donde viajemos, muchos menos problemas tendremos. En cualquier caso, siguiendo unas pequeñas pautas, no deberías tener ningún problema. Allá van algunos consejos y recomendaciones:

Acampada en huerto de olivos
Acampada en huerto de olivos
  • Dedica el tiempo necesario en buscar bien el lugar de acampada. Lo ideal son zonas boscosas en las que es fácil camuflarse y no ser visto.
  • No olvides que cuanto más plano sea el terreno y menos irregularidades tenga, mejor vas a poder dormir.
  • Elige un lugar aislado, con poco o nulo tránsito de personas.
  • Espera hasta el anochecer para montar la tienda. Aunque resulte más incómodo montar la tienda a oscuras, es la mejor forma de no llamar la atención en exceso.
Montar tienda al anochecer
Montar tienda al anochecer
  • Se discreto, no comentes con la gente tus intenciones de hacer acampada libre.
  • Si no te ha dado tiempo a elegir bien la zona donde pasar la noche y ha oscurecido ya, intenta asegurarte de que no te encuentras en una propiedad privada, evitarás tener que salir corriendo en mitad de la noche. No será la primera ni la última vez que uno ha amanecido en mitad del jardín de una casa sin darse cuenta y al asomar la cabeza a la mañana siguiente se ha encontrado con la graciosa situación.
  • Ata bien las bicicletas y, si puedes, anuda un cordel desde la bici hasta la tienda para despertarte en caso de que alguien ande rondando a nuestras queridas compañeras de viaje.
  • Si hace buen tiempo y quieres hacer vivac, puedes utilizar el doble techo de tu tienda para evitar que el relente de la mañana (el rocío) moje los sacos.
Disfrutando del vivac
Disfrutando del vivac
  • Recoge la tienda y todos los bártulos a primera hora del día, nada más amanecer, evitarás problemas con la gente local, ya que por regla general a la gente no le suele hacer mucha gracia ver tiendas plantadas en lugares no habilitados para ello y menos si es su jardín.
  • Por supuesto, intenta no dejar rastro de tu paso con basura o desperdicios.
  • Y como último consejo, disfruta de la experiencia, de la emoción de sentirte libre y confía en ti mismo y en la buena fe de la gente. En raras ocasiones tendrás algún problema que no se pueda solucionar con buen humor y respeto.

Así que ya sabéis CicloTravelers, dejaros llevar y si el lugar os convence, no dudéis en echaros a dormir bajo las estrellas.

¡Hasta la próxima, viajeros!

  • Alvaro

    Creo que esta información es bastante parcial. Existen dos formas de afrontar la acampada libre, la furtiva a la que dedicas todo el articulo o la permitida. En muchas partes del mundo, preguntando al propietario podremos dormir en jardines, campos y cobertizos sin molestar y siendo más que bienvenidos.

    • Hola Álvaro,

      Tienes toda la razón y quizás deberíamos haber enfocado de otra manera el artículo porque es verdad que en zonas rurales y en otros países la gente está, por lo general, encantada de ofrecerte lo que tiene, su parcela, un trozo de tierra e, incluso, su casa en la mayoría de las ocasiones. El artículo lo enfocamos así porque en España y en según que lugares, no es fácil encontrar quien te permita pernoctar en su jardín y, a menudo, te las tienes que ingeniar como hemos hecho nosotros en innumerables ocasiones para poder plantar la tienda de manera discreta.

      Si hacemos una revisión del artículo que creo que estaría bien, ahondaremos en la acampada “permitida” como tú le llamas, me parece muy correcto tu enfoque. Muchas gracias.

      Un saludo,

      • Thyme

        Gracias por el artículo.
        Sinceramente cuando empece en esto del cicloturismo me sirvió este artículo, ya que en España no es fácil hacer acampada legal, por llamarlo de algún modo.
        Aveces la legalidad y la justicia o lo correcto, en mi opinión no van de la mano y en este tema para mi es evidente tal carencia.
        Teniendo en cuenta que soy una persona que me gusta disfrutar de la naturaleza y de las zonas comunes este artículo cumplió 100 por 100 con mis preguntas en el aire.
        Sólo he tenido algún problema en zonas de Caza y no ha pasado de un susto.
        En cuanto a la acampada que comentó el compañero es más fácil encontrar artículos que traten del tema, pero en mi caso este enfoque parcial, que a mi personalmente me parece bastante realista me ha servido y mucho y estoy agradecido por el artículo ya que gracias a gente así, personas como yo hemos llegado a descubrir cosas maravillosas.
        Mil gracias.

        • Muchísimas gracias por tus amables palabras, Thyme. No sabes lo felices que nos haces transmitiéndonos lo que ha supuesto para ti uno de nuestros artículos. Últimamente andamos muy liados con la vida familiar y tenemos poco tiempo para actualizar la web pero tus palabras nos animan a seguir adelante.

          ¡Un saludo y a darle a los pedales por el mundo!

        • Nisti

          Comparto plenamente la opinion de Thyme. No parece muy logico que se sancione al que planta su tienda en el monte y se permita entrar en un cobertizo para pernoctar. No hay que olvidar que esos cobertizos se construyen en terreno privado, y por supuesto, tienen dueño. Pero la ley , impide cerrar esos cobertizos, precisamente para que alguien se resguarde de una tormenta, en caso de necesidad. Por lo tanto, si pernoctamos en una caseta de ganado o refugio de cazadores, no debe extrañarnos que alguien pregunte que estamos haciendo alli. Bueno, pues se le explica y tras agradecer la buena fortuna de haber encontrado refugio, empaquetamos y lo dejamos todo como estaba. Nunca he tenido problemas con estas cosas. Solo hay que ser sincero y educado. Eso si, no conviene hacer fuego. Debemos evitarlo, si no es de imperiosa necesidad. El resto, es cuestion de civismo. No ensuciemos el lugar, y cuidado con las pulgas y garrapatas de las casetas para ganado. Con esas normas basicas de comportamiento, cualquier lugareño comprendera que no eres un “fuera de la ley”y no estas huyendo de la justicia.

  • nisti

    Yo tambien pido permiso en alguna ocasion, pero como en la mayoria de mis rutas no llevo la tienda de campaña, entiendo que no debo tener problemas al pernoctar haciendo vivac. Pero soy bastante discreto, para evitar sorpresas. Utilizo cualquier cobertizo para ganado, casetas de cazadores o cabañas de leñadores. Asi paso desapercibido. Si alguien pregunta explico mi intencion de pasar la noche y partir al amanecer. No suele haber problemas, pero llevo un toldo por si acaso tengo que pasar la noche al raso.

  • nisti

    Por cierto, si nuestro material de acampada es de color discreto, es mas facil pasar desapercibido. Los tonos verdes o marrones ayudan a confundirnos con el entorno. Si vivaqueamos sin tienda, es muy sencillo mimetizarnos con la naturaleza. En caso de que montemos la tienda entre arboles y esta sea de un tono verde oscuro, no resultara demasiado llamativa. Puede que parezca un asunto menor, pero mi experiencia me dice que de esta forma se consigue mucha discrecion.