Oda a la bicicleta de Pablo Neruda

Pablo NerudaEl ilustre Nobel de Literatura Pablo Neruda (1904 – 1973) ha sido uno de los grandes pensadores del siglo XX y entre su dilatada obra literaria podemos encontrar un ejemplar en el que el poeta chileno dedica unos versos a esa “amiga inseparable” con la que nos encanta recorrer el mundo, la bicicleta. La obra a la que nos referimos es el “Tercer Libro de las Odas” (Buenos Aires, Ed. Losada, 1954). Entre las páginas de este ejemplar encontramos la “Oda a la bicicleta” que, como no podía ser de otra manera, nos hace volar y sentir con cada verso. Os dejamos estas líneas para endulzaros esta mañana de domingo, CicloTravelers.

ODA A LA BICICLETA

Iba

por el camino

crepitante:

el sol se desgranaba

como maíz ardiendo

y era

la tierra

calurosa

un infinito círculo

con cielo arriba

azul, deshabitado.

Pasaron

junto a mí

las bicicletas,

los únicos

insectos

de aquel

minuto

seco del verano,

sigilosas,

veloces,

transparentes:

me parecieron

sólo

movimientos del aire.

Obreros y muchachas

a las fábricas

iban

entregando

los ojos

al verano,

las cabezas al cielo,

sentados

en los

élitros

de las vertiginosas

bicicletas

que silbaban

cruzando

puentes, rosales, zarza

y mediodía.

Pensé en la tarde cuando los

muchachos

se laven,

canten, coman, levanten

una copa

de vino

en honor

del amor

y de la vida,

y a la puerta

esperando

la bicicleta

inmóvil

porque

sólo

de movimiento fue su alma

y allí caída

no es

insecto transparente

que recorre

el verano,

sino

esqueleto

frío

que sólo

recupera

un cuerpo errante

con la urgencia

y la luz,

es decir,

con

la

resurrección

de cada día.

Pablo Neruda.