Croozer Kid 2 y Chariot Cougar 2, dos fantásticos remolques

Hace unas semanas tuvimos la ocasión de probar uno de los remolques biplaza para bicicleta con mejor relación calidad/precio del mercado: el Croozer Kid 2. En una semana nos dio tiempo a probarlo en todas las condiciones posibles, porque salimos con él todos los días, lloviera, granizara o hiciera sol. Nos metimos por pistas de tierra y de asfalto y, en general, las sensaciones fueron excelentes, salvo por un par de aspectos que luego comentaremos en la comparativa con el Chariot Cougar 2.

En la actualidad, nosotros llevamos a nuestros hijos en un Chariot Cougar 2, un remolque biplaza que se encuentra en un escalón por encima del Croozer Kid 2 en cuanto a calidad de los materiales, acabados, confortabilidad y también, todo hay que decirlo, en el precio.

En cualquier caso, hoy os traemos una comparativa entre estos dos grandes remolques que, seguro, si sois amantes del cicloturismo y de los viajes en familia, os encantarán.

Comparativa Chariot Cougar 2 y Croozer Kid 2
Comparativa Chariot Cougar 2 y Croozer Kid 2

Comparativa entre el Kid 2 y el Cougar 2

Primeras impresiones

A primera vista, tanto un remolque como el otro están bien construidos y transmiten muy buenas sensaciones, se nota que son dos de los mejores remolques para bicicleta que existen en la actualidad y eso que, por precio, el Cougar 2 está en otra liga, mejor dicho en otra dimensión. En cualquier caso, se percibe en los dos modelos un buen diseño, quizás más aerodinámico en el Chariot que en el Croozer pero, en ambos casos, el calificativo sería de robustos, sólidos y con buen diseño.

Croozer Kid 2
Croozer Kid 2
Chariot Cougar 2
Chariot Cougar 2

El armazón de los dos remolques es de aluminio, pero el Chariot destaca por estar más cuidado que el del Croozer. Los kits de conversión para bicicleta, paseo o correr están mejor diseñados en el Chariot Cougar 2, pero en el Croozer Kid 2 van perfectos, es más, al ser más sencillos en este último modelo, a la larga, puede que sean más duraderos. Lo que llama la atención es lo bien pensado que está el sistema “Click n’ Store” del Chariot para llevar con nosotros los distintos kits de conversión. Por ejemplo, si vamos con la bicicleta, podemos llevar las ruedas del kit de paseo ancladas a la estructura del carro para usarlas en caso necesario y al revés, si vamos de paseo disponemos de una zona para colocar la lanza de la bicicleta. Resulta muy cómodo y útil.

Croozer Kid 2 de paseo
Croozer Kid 2 de paseo
Cougar 2 paseo
Chariot Cougar 2 de paseo

Donde quizás se aprecian más diferencias entre ambos modelos, además de en el diseño y en el maletero, es en la calidad de los tejidos en los que están construidos. El Cougar 2 presenta un tejido de mejor calidad, más impermeable y con numerosas zonas reflectantes por todo el remolque que lo hacen muy atractivo. El tejido del Kid 2 es más basto, tipo loneta, resistente al agua, sí, pero no tan impermeable como el modelo de Chariot. De hecho, uno de los puntos fuertes para decantarnos por el Chariot en lugar del Croozer fue la impermeabilidad, ya que este último tiene una serie de orificios en el suelo que, en caso de lluvia intensa, de tener que cruzar un arroyo o un charco pueden calar el interior del habitáculo. Cuando quieres viajar con el remolque, este punto hay que tenerlo en cuenta y es uno de los aspectos que nos hicieron decantarnos por el Cougar 2.

Croozer Kid 2 en acción
Croozer Kid 2 en acción
Chariot Cougar 2 en acción
Chariot Cougar 2 en acción

Desembalado y montaje

Cuando nos disponemos a desembalar y montar ambos remolques, observamos que el Croozer presenta más piezas sueltas que hay que ensamblar antes de sacarlo a la calle. Concretamente, deberemos montar el parachoques delantero y los diferentes catadiópticos o reflectores que vienen con el remolque: delanteros, traseros y para las ruedas. En el caso del Chariot, el remolque viene listo para echar a andar, salvo por la instalación de los catadiópticos, que habrá que instalar en los orificios habilitados al efecto.

Despiece Croozer Kid 2
Despiece Croozer Kid 2
Despiece Cougar 2
Despiece Cougar 2

Tamaño y peso

Cualquier remolque biplaza llama la atención por su tamaño, sobre todo si lo montamos dentro de casa (cuidado que no pasan por las puertas). Así que en ningún momento hay que perder de vista que son carritos voluminosos y pesados, aun plegados.

  • El Croozer Kid 2 pesa 16,9 kg y tiene unas dimensiones, plegado, de 104,5 x 86,5 x 27,5 cm, lo que le hace ser un carro bastante pesado pero con unas dimensiones en plegado que no están mal. Queda muy compacto y dentro se pueden guardar todos los accesorios.
Plegado Croozer Kid 2
Plegado Croozer Kid 2
  • El Chariot Cougar 2 pesa tan sólo 12,7 kg y, aunque no se puede clasificar como un carro ligeros, es un peso bastante bueno. Tiene unas dimensiones, plegado, de 107 x 80 x 28 cm, que lo hace que en volumen sea parecido al Croozer. La capacidad del Chariot para almacenar dentro los accesorios es menor por la forma de los asientos, pero queda muy compacto.
Plegado Cougar 2
Plegado Cougar 2

La capacidad de carga de uno y de otro es diferente, porque el Croozer tiene un amplio maletero integrado en el remolque, que hará las delicias de los que les guste cargar con todo, pero será un lastre adicional para el ciclista. El Chariot dispone de una bolsa trasera plegable con buena capacidad, pero no tanta como el Croozer.

En relación al peso, consideramos que es algo importante y que, al principio, no valoramos como se merecía. La primera vez que coges un remolque y colocas a los peques en él para salir en bicicleta te sorprende que tirar de ellos, sobre todo en subida, requiere estar en buena forma física. Es un lastre al que uno se tiene que acostumbrar, así que unos kilos de menos siempre se agradecen.

Confortabilidad y seguridad

En el ámbito de la confortabilidad es donde el Chariot ha hecho un mayor esfuerzo frente a Croozer. El sistema de sujeción, el almohadillado de los asientos y la ubicación de los asientos a distinta altura del suelo hacen del Chariot Cougar 2, uno de los remolques más cómodos. Por otro lado, la mayor anchura del Croozer Kid 2 le confiere a este último un mayor espacio de habitáculo, lo que hace la convivencia entre hermanos dentro del remolque mucho más pacífica. En este aspecto hay que valorar la envergadura de los niños y pensar que, con el tiempo, crecen y el espacio disponible se reduce. Si pudieramos elegir, combinaríamos el sistema de asientos a distinto nivel del suelo del Cougar 2 con el espacio disponible del Kid 2, pero como esto no es posible, pues nos quedamos con la comodidad de asientos.

Interior Croozer Kid 2
Interior Croozer Kid 2
Interior Cougar 2
Interior Cougar 2

Los dos remolques llevan 5 puntos de anclaje para proteger a los más peques y ambos carritos están homologados, pero no hay que olvidar que en España está prohibido circular por carretera con niños en el remolque. Por ciudad, depende de las ordenanzas municipales. En cualquier caso, nosotros no hemos tenido problema y lo usamos todos los días para llevar y recoger a los peques del cole y la guardería. Imaginamos que, con el tiempo, la legislación se adaptará a la de otros países europeos.

En movimiento

Aquí hay algunas diferencias que, bajo nuestro punto de vista, son importante de cara a hacer muchos kilómetros con el remolque. Hablamos del anclaje a la bicicleta y de la amortiguación:

  • En el caso del Croozer Kid 2, el sistema de anclaje a la bicicleta está compuesto por un elastómero rodeado de un muelle de gran resistencia. La movilidad del sistema es perfecta, permitiendo que si se cae la bicicleta, el remolque ni se entere, pero cuando estamos subiendo una pendiente, el muelle provoca una oscilación que se transmite a la bicicleta, generando cierta incomodidad al ciclista. Esta oscilación no es excesivamente molesta, pero se nota y hay que acostumbrarse a ella. Llama la atención y, si se van a hacer muchos kilómetros, no sabemos cómo afectará. Por otro lado, el Croozer Kid 2 no dispone de amortiguación y, a la hora de meterse por caminos, los peques seguro que notarán más cada bache con que nos encontremos. Una opción para mejorar este aspecto es ponerle ruedas Schwalbe Big Apple, para conseguir más confort.
  • El sistema de anclaje del Chariot Cougar 2 es tan sólo por elastómero, lo que da mayor estabilidad al conjunto, eliminando esos vaivenes de los que os hablábamos antes. El mecanismo de enganche también permite que, aunque vuelque la bicicleta, el remolque permanezca en su sitio, pero además, este remolque incluye un sistema de amortiguación ajustable al peso, que da una mayor confortabilidad para los pasajeros.
Anclaje Cougar 2
Anclaje Cougar 2
Amortiguación Cougar 2
Amortiguación Cougar 2
Reflectantes Cougar 2
Reflectantes Cougar 2

Otro aspecto que nos gustaría destacar es el ancho del remolque, el cual difiere de un modelo a otro, siendo en el Croozer de 90 cm y en el Chariot de 80 cm. Esta diferencia de 10 cm, que afecta al espacio interior del carro, a la hora de circular es importante porque en el caso del Chariot controlas mucho mejor las distancias y tienes las sensación de mayor seguridad cuando te cruzas con coches ya que sobresale menos por los lados de la bicicleta.

Precio

Para muchos, el precio será uno de los factores determinantes para decidir por un modelo, por otro o por ninguno de los dos. No hay que olvidar que estamos comparando dos de los mejores remolques que hay, por lo tanto partimos de unos precios bastante elevados en comparación con otros modelos más modestos.

  • El Croozer Kid 2, lo podemos encontrar por 400 – 500 € con todos los kits de conversión incluidos. Calidad/precio excelente.
  • El Chariot Cougar 2, sube bastante el precio, porque el kit básico asciende a 740 – 800 €. Si se eligen más kits de conversión, habrá que sumarle a ese precio de partida unos 100€ por kit. Calidad/precio no tan atractiva porque, aunque es un carro fantástico, el precio es muy elevado y puede que poco accesible para algunos cicloviajeros con peques. Pero también es cierto que, aunque el mercado de segunda mano no tiene demasiados artículos de este tipo, los que existen suelen estar en buen estado y a un precio más ajustado, por lo que ésta puede ser una buena opción.

Conclusiones

Moverse en bicicleta o hacer cicloturismo con los más pequeños de la casa es una experiencia enriquecedora para toda la familia y poder hacerlo desde que los niños son muy pequeños es fantástico. Los remolques son artículos caros y que requieren de cierto espacio en casa para su almacenamiento, por lo que su uso en España no está demasiado extendido, pero es una opción muy interesante para los que nos apasiona viajar en bicicleta y compartir nuestra afición con nuestros hijos.

¡Hasta pronto CicloTravelers!

  • Es una pena que España sigue siento tan anti-bici en cuanto a la legislación. Esperamos que los leyes cambian, pero no tengo grandes expectativas ahora mismo.

  • Hola, me llamo Javi

    En primer lugar enhorabuena por la web y por la cantidad de información “utilísima” que proporcionáis aquí. Aunque me gusta la bici de siempre, soy novato en esto de cicloturismo, ya que soy carne de escapadas de una mañana o una tarde.

    La legislación esté o no de nuestra parte, en el caso mi caso (Madrid) se complica aún mas ya que si vives por el centro lo tienes muy complicado por la masificación de gente.. o si por el contrario un poco mas a las afueras tienes mas caminos o aceras menos ocupadas… en resumen, el carro es grande y hay que buscar espacios con posibilidades.

    Al grano, estoy buscando eso, un carro para transportar a mis dos enanos (2,5 años y 9 meses) y he echado el ojo al Cougar 2 y al Croozer Plus 2 (el modelo 2014 incluye amortigüación). El precio sigue siendo muy sustacial ya que el Cougar 2 pelao (viene con kit para bici solo) sale casi por 900€ y el Croozer no llega a 700€.

    El sistema de amortiguación del croozer es innovador 100% y no se que tal va con dos enanos y como es un sistema por almohadilla, no se con el tiempo que propiedades mantendrá (frío, agua, calor, etc… le afectará??).

    Me gustaría vuestra opinión sobre estos productos si es que los habéis probado.

    • Hola Javier,

      Muchas gracias por tus amables palabras, siempre son de agradecer 😉

      En relación con los carros, de antemano te digo que a partir de los 3,5 – 4 años los peques empiezan a tener una edad crítica para el carro por el peso y por las inquietudes que empiezan a tener los niños a esa edad. Nosotros, tenemos una niña de 3,5 años y un niño de 2 años y van bien, pero observamos que a la mayor ya le apetece participar más activamente de la actividad y por eso hemos comprado un TrailGator, es decir, una de estas barras que permiten remolcar la bici de los peques a modo de tándem.

      En cualquier caso, nosotros hemos probado el Croozer 2013 y el Cougar 2 que es el que tenemos y, es cierto que el precio del último es bastante elevado pero merece la pena si le das un uso muy frecuente. El Croozer está muy bien, es amplio por dentro y, aunque no es tan confortable como el Cougar 2, no está nada mal. El gran problema que le vemos nosotros al Croozer es que el suelo del mismo tiene unos agujeros de desagüe que, cuando vas bajo la lluvia, en vez de servir de desagüe lo que hacen es permitir que el agua entre dentro al habitáculo y por eso lo descartamos. Nosotros lo usamos para viajar y, no podemos permitirnos que los peques y los trastos que llevamos dentro del carro se nos mojen. No sé si en el Croozer Plus han modificado este aspecto. De ser así, es muy buena elección por la relación calidad/precio. Además, es muy robusto y tiene un buen maletero.

      En cualquier caso, no te olvides que el Cougar 2 es un carro mejor construido, con amortiguación (no hemos probado la del Croozer Plus) y que transmite mucha seguridad al llevarlo. Además, la tela de construcción es muy buena y cuenta con unas bandas reflectantes de una calidad excepcional que se ven a la legua (este aspecto sorprende de verdad).

      Al final, todo depende del uso que se le vaya a dar y del presupuesto. En el equilibrio está la virtud. De todas formas, si quieres, antes de comprar uno u otro, podemos quedar y pruebas el nuestro con tus peques sin ningún problema, a ver qué sensaciones te transmite. Solo tiene su que decírnoslo y con mucho gusto vemos cómo nos podemos ver. Nosotros vivimos en Colmenar Viejo.
      No sé si te hemos servido de ayuda. Esperamos que sí.

      ¡Un abrazo y a darle a los pedales, que hay mucho mundo por descubrir!

  • Elena Carvajal

    Hola, buenos días!

    Ante todo yo también quisiera felicitaros por la información que aportáis, es valiosisima y me ha encantado leeros y ver vuestras fotos.

    Al igual que Javier, nosotros también estamos viendo la opcion de comprar un remolque para nuestro peque de 18 meses. Yo soy de centroeuropa y allí incluso en las ciudades muchisima gente circula con remolque. Ciertamente yo en Madrid capital no lo haría ni de broma. Nosotros vivimos a 30 km de Madrid, en un pueblo, y mi idea es llevar al peque en bici a la guarde y también hacer la compra. Tal vez algun fin de semana hacer alguna ruta un pelín más larga en familia. Pero no creo que vayamos a viajar ni a llevar al peque durante más de 3 o 4 horas en el remolque.

    Este verano, en Liechtenstein (mi pais de origen), probé con una amiga y su peque el croozer kid for 2 y me pareció una maravilla, los dos niños iban felices. Es cierto que no me había informado hasta ese momento de otras opciones y no había comparado. Obviamente comparando ahora y viendo también resultados oficiales del ADAC alemán (lo que corresponde al RACE español), me gustaría comprar el Cougar, pero se nos va de precio. No sé si para el uso que le vamos a dar, tal y como menciono arriba, merece la pena. Algún consejo? También hemos valorado la opcion de comprar un monoplaza.

    Algo que me preocupa es que compremos el remolque y que despues a nuestro peque no le guste y no lo podamos utilizar, esto sería una pequeña catastrofe después de habernos gastado tanto dinero.

    Agradezco cualquier comentario y vuestra ayuda. Nos queremos decidir en los próximos días o pocas semanas para poder aprovechar el otoño.

    Gracias de antemano y un abrazo,

    Elena

    • Hola Elena,

      Te comentamos lo mismo que a Javier, la decisión es complicada por el precio del remolque, pero es verdad que después merece la pena. En general, nuestra experiencia es que los peques van súper bien en los remolques. Los nuestros nada más ver el carro se ponen a dar saltos de alegría, es como una carroza para ellos. Lo del monoplaza es interesante por el peso. Hay que pensar que los carros pesan unos 12-15 kg y con los peques dentro bastante más y ese lastre se nota cuando ruedas. Otro punto a favor de haceros con un remolque es que después no es difícil venderlo de segunda mano porque no se suelen estropear con el uso y tienen buena aceptación.

      Al igual que le hemos dicho a Javier, si quieres probar un Cougar 2, nosotros no tenemos ningún problema en quedar contigo y los peques y que os hagáis una idea real de lo que supone llevar a los peques en un remolque.

      ¡Un abrazo!

  • Lobezno

    Hola!! Muchas gracias por el post, me esta ayudando muchísimo. Ya estaba prácticamente decidido por el croozer cuando he encontrado este otro: http://www.remolquesdebici.es/index.php/component/virtuemart/remolques-para-ninos/ebikeco-7-confort-detail?Itemid=0
    Pesa menos, parece más cómodo y tiene amortiguación.
    Que os parece?
    Gracias de antemano

    • Hola Lobezno,

      Partiendo de que no conocemos bien el remolque que nos muestras, a primera vista la duda que nos surge es la capacidad de plegado. Si te fijas bien, por fuera de la rueda tiene una barra que, si bien puede servir de protección, seguramente limite las dimensiones del carro cuando esté plegado. Dependiendo de la disponibilidad de espacio de la que dispongas y del maletero que tengas este aspecto puede ser un problema. Piensa el uso que le vas a dar, si vas a llevarle en el coche, si lo vas a meter en el tren, etc.

      De aspecto tiene buena pinta, la verdad y de precio está muy bien. Nosotros, como sabes, compramos primero uno y luego lo cambiamos por otro de mejor calidad por estos pequeños detalles, pero depende del uso que le vayas a dar.

      Un saludo y ya nos contarás con cuál te has quedado al final y cómo te va.

      ¡¡A pedalear se ha dicho!!

  • Pingback: Paseando Gemelos: Carros para Bicicleta y Campo « Mama al cuadrado()

  • EVA

    Hola,nosotros ya tenemos un trailer para llevar a nuestra hija,por suerte es un tema que ya pudimos solucionar.Mi preocupación ahora es que no tengo mucha idea de que ropa llevarle a la bebe,ya que no quiero cargar tanto peso.Pero como solo tiene 9 meses y el viaje va a ser de unos 6 meseS,mi pregunta es si debo llevarle ropa estimando su crecimiento en esos meses o es mejor ir comprando en el camino?

  • Pingback: Cicloturismo con un bebé, ¿por qué no? | CicloTraveling, cicloturismo y viajes en bicicleta()

  • Jesus Barrera

    A mi me gustaria viajar con los peques de la casa, un viaje de unos 5 o 6 meses, desde madrid hasta vietnam (aún estoy planeando la ruta, lo que me preocupa es el tema de la legalidad, segun tengo entendido en españa estan multando si vas por la via publica con estos remolques

    • Hola Jesús,

      A nosotros nunca nos han multado y lo usamos a diario. Esto no quiere decir que esté permitido circular con el remolque por carretera. Habitualmente intentamos usar el remolque por zonas con bajo tránsito rodado: vías pecuarias, caminos y vías verdes sobre todo porque vamos más cómodos y es más seguro, sin embargo cuando tenemos que circular lo hacemos. Llevamos luces traseras, reflectantes y tratamos de circular con el máximo de cuidado.

      En otros países los remolques están homologados y su uso en carretera están permitidos.

      Un saludo y mucha suerte.